domingo, 21 de diciembre de 2008

El mejor recibimiento


-Ya estamos -el taxista paró el coche y miró a la chica, quien en ese momento sacaba el dinero de la cartera casi vacía -Deja, págame nada más que la mitad. Quédate tú con lo demás.

La chica, que se llamaba Ana, agradeció aquel gesto cortésmente y pagó la mitad. Bajó del coche agradeciendo al taxista el viaje y se dirigió a la casa. No le apetecía regresar. No tenía ganas. Odiaba aquello que le esperaba. Pero no tenía otro sitio. Aquella, para bien o para mal, era su casa.

Abrió el bolso y sacó la llave. No quería pensar en nada. Imaginó un cuadro blanco con finas rayas blancas como en un teatro había oído en una ocasión. Respiró profundamente mientras abría la puerta y al entrar, una sensació de amargura la invadió.

-Ya estoy en casa -fue lo que dijo. Un ligero saludo de la madre y la risa tonta de su padre la recibieron.

Dejó el bolso en una silla y se quitó el chaquetón. La estufa daba calor, lo agradeció. Pese a tener ropa puesta seguía sintiendo frío. No era del tiempo. El frío que tenía se quitaba con otra cosa, no con calor. Un abrazo, una sonrisa, preguntar como le fue o simplemente silencio. Eso era lo que necesitaba. Pero no sequedad, gritos, risas falsas ese recibimiento no lo .

Al cabo de un rato ya no pudo más. Un pellizco de tristeza la hizo estremecerse. Se dirigió a su habitación, donde se sentó frente al ordenador. Encendió la estufa que junto a ella tenía y sintió el roce del gato en su pierna. El animal pedía caricias. Ana, lo cogió en brazos.

-Hola pequeñín -le dijo al animal que ronroneaba gustoso.

-Miau -fue la respuesta.

Al menos le tenía a él, daba igual que fuera un gato, pero siempre estaba junto a ella. Siempre juntos. Le hizo entrar en calor más las caricias, el ronroneo y la respuesta del animal que la ropa y la estufa. Aquel era el recibimiento que queria.

Así era siempre el recibimiento a llegar a casa, fuese de la calle o de un viaje. Sin embargo, le gustaba llegar nada más que por el gato. Ver sus ojos abiertos, oír su ronroneo, sentir su pelo suave y saberse querida. Solo por eso, valía la pena.

-Sabes qué? Que me encanta que estés aquí para recibirme -Ana soltó al gatito en el suelo, junto a la estufa y se dispuso a escribir un poema mientras en el ordenador, se escuchaban unas sevillanas de Ecos del Rocío tituladas “hermano pasa de ella”

24 comentarios:

anapedraza dijo...

¿Por qué nos pondrá melancólicos la Navidad? Los buenos deseos que aparecen deberían estar todo el año. El gatito vió a Ana que estaba triste y fue a consolarla, venga ¡Un abrazote!

Por cierto, cuando publiques me avisas para comprar tu libro, cuentos o lo que sea.

MIGUEL

(http://blog.iespana.es/anapedraza)

Menda dijo...

Ficción o realidad?
Un beso, querida Arwen.

Arwen Anne dijo...

tranquilo Miguel, que aviso cuando publique tu tranquilo, y gracias por el comentario me gusta verte por aqui

Arwen Anne dijo...

menda a esa pregunta no voy a responder, voy a dejar la incognita

gracias por el comentario y nos seguimos leyendo un beso

Halatriste dijo...

No me pasa nada es que ahora lo tengo un poco dejado pero volveré, en breve estoy con un par de proyectos de novela y hasta q me ordene un poco, ya sabes...
Que pases unas maravillosas

Fiestas con los tuyos, pq estas fiestas sonpara eso.

Un beso
volveré...jejejeje.

Aunque no escriba os sigo a todos

Arwen Anne dijo...

Hola Halatriste, no sabes la alegría que me ha dado saber de tí, te deseo mucha suerte en tus proyectos, gracias por seguir ahí

muy feliz navidad y un próspero año nuevo

Didac Valmon dijo...

Me encanta. A mí mi perro me hace lo mismo...aunque como miguel., porque nos ponemos melancolicos en estas fechas!!!

Martikka dijo...

Arwen, creo conocerte lo suficiente para saber que es un relato real. Por suerte los animales son lo mejor que hay para estos casos. Ellos son sinceros. Ellos nos quieren de forma incondicional.
Algún día todo cambiará, pues nada permanece. Algún día, además de tu gato habrá alguien esperándote con la sonrisa en los ojos. Sólo has de desearlo de verdad. Y de momento, aprender de lo que ahora estás viviendo. Por suerte, la escritura te salva y te cura. Y si tienes ganas de deshogarte o hablar, aquí estamos los amigos bloggeros. Las palabras de aliento también curan.

Un beso y un gran abrazo.

Arwen Anne dijo...

Pues Didac eso mismo pienso yo ¡porqué nos ponen melancólicos estás fechas! se supone que son para animarse, para estar felices... pero nada, tristeza por todos lados es un desastre

besos y gracias por tu comentario

Arwen Anne dijo...

Gracias por tu comentario Martikka, a mí me parece que también te conozco lo suficiente como para decirte que sabes más que mucha gente que se consideran sabios o super inteligentes. Eres increíble chiquilla.

un beso y un gran abrazo

Lola Mariné dijo...

A mi este cuento me suena muy personal...pero es bueno que lo escribas. Escribir ayuda a espantar fantasmas.

Arwen Anne dijo...

Y a sacar sonrisas Lola, porque a mí me ha sacado una y me encanta que leáis mis textos y que los comenteis, como que me están entrando ganas incluso de navida fijate tú, y eso que a mi no me gusta pero ya ves

besos

TPHyo* dijo...

me encanta. buen blog me suscribo, saludos

Arwen Anne dijo...

Hola tphyo, me alegro de que te guste, yo tambien me paso por el suyo y gracias por el comentario un beso

Rosa dijo...

A mí que me gusta bailar Sevillanas...
"Hermano pasa de ella"de Ecos del Rocío, tiene una letra muy dura.


MI HERMANO TIENE UNA NOVIA Q TIENE LOS OJOS NEGROS,UNA SE LLAMA MANUELA LA OTRA...SE LLAMA DROGA SE LA PRESENTO UN AMIGO Y EL SE MUERO POR ELLA,SIN IMPORTARLE EL CARIÑO NI LOS OJOS DE MANUELA...

¿Bailas la Sevillana?.

Un abrazo.

Arwen Anne dijo...

Hola Rosa, pues mira, no, no bailo sevillanas pero sí las canto y si son de Ecos del Rocio mejor que mejor, que quieres que te diga, me encanta este grupo.

A la hora de cantar sus sevillanas no tengo problemas ninguno, pero siempre eligo para cantar una como la que escogí hace poco para el teatro que elegi una en la cual cantaba mas Jesús porque es al que mejor le cojo el tono y el volumen, y fueron precisamente estas sevillanas

gracias por tu comentario y nos leemos un besazo

Carlos dijo...

Desearía,ahora que nos acercamos a unas fechas,ya religiosas ya paganas,mágicas tener el poder de detener el tiempo,al menos para darme tiempo a leerte :)
Me diste una gran alegría con tus palabras,me alegro mucho de ello!
Cuando a mis espaldas escucho la voz de Charlie y su fábrica de chocolate y tu relato me traslada a un momento entrañable como ese encuentro del gatico con Ana,la atmósfera que me rodea debe ser eso llamado Navidad creo.
Tu relato tiene un maravilloso sabor a sur,me encantó.
Un beso

MiCh3Ll3 dijo...

Hola, que linda historia, la verdad yo creo que todo el mundo al regresar a casa ya sea de trabajo, escuela, etc, siempre quiere un bonito recibimiento por parte de sus familiares, además nunca están de más de más las bonitas palabras, y me imagino ha de ser muy triste que ese lindo recibiento no exista, o que simplemente ya sabemos que es pura rutina y no que viene del corazón, pero siempre esta ahy ese ser que en este caso es ese hermoso gatito para consolar y para hacernos ver que no siempre todo esta perdido, pero bueno yo creo que estas fechas son para estar felices y disfrutar al máximo, son para animarse y no hay lugar para la melancolia ni tristeza, bueno espero estes bien, un abraso, y además en estas épocas te deceo que todos tus sueños se hagan realidad, y de corazón espero que tengas una mágica e inolvidable y muy Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo...un gusto leerte..besos.

dr. X dijo...

Una buena historia. Menos mal que siempre hay alguien, sea quien sea, que se alegra de nuestra vuelta.
Un gran saludo

Arwen Anne dijo...

Hola Carlos, la alegría me la has dado tu a mi con tus palabras, me alegro de que te haya gustado el relato y espero que el proximo sea un poco mas alegre, pero eso nunca se sabe

un beso y nos seguimos leyendo

Arwen Anne dijo...

muchas gracias mich3li3 por tus palabras y por hermosos deseos hacia mí, yo los hago extenso a tí y a tod@ que lea este comentario, graicas por tu visita

un beso

Arwen Anne dijo...

hola dr.x me alegro de que te haya gustado el relato, y de tu visita, gracias

Thiago dijo...

CARI, Esta Ana tiene un trasfondo muy personal, no? Todo se mezcla, claro, desde luego siempre escibimos desde uno mismo.

Bueno, la falta de comunicación y, a veces del cariño y de sus manifestaciones, es un mal de nuestro tiempo, los animales son mas fieles, pero claro, no pueden sustituir al amor humano, y menos al gran amor al qe todos aspiramos...

Bezos, cari.

Arwen Anne dijo...

Hola Thiago, me alegran por tus palabras y que te pases por aquí aún más, besos campeón