martes, 4 de noviembre de 2008

Y ahora también la canción

Hoy he leído en uno de los comentarios de mi blog, que aún no había escrito hoy nada, bueno, es verdad, en mi blog no, pero en casa sí. He escrito una carta y la he traducido al inglés lo mejor que he podido.

No sé si podré con todo durante mucho tiempo, pero como me sigan echando cosas encima, está claro que no.

No tengo bastante con mi novela, con la promoción del libro de fotografías de la Semana Santa, con el curso de literatura y con el teatro, si no que también, me piden que recite poemas de grandes autores, y que interprete canciones.

No tengo problemas en recitar poemas de grandes autores, pero eso me pide tiempo y memoria, sin olvidar, que me pide el 100% de mis facultades, y no siempre estoy al 100%. Y las canciones... bueno, no se me da bien cantar, los demás dicen que sí se cantar, pero se interpretar, se darle el tono, y cuando aprendo una letra, esta no se me olvida. Supongo que será por eso por lo que tanto me piden.

Y yo, idiota, o simplemente, demasiado ofrecida a los demás, no soy capaz de decir: no.

A veces es necesario decir "no", porque la vida te lo exige. Yo me pido hacer las cosas a la perfección, soy muy exigente conmigo misma, tanto, que jamás estoy conforme con lo que hago, aunque los demás si lo estén conmigo. A veces, intento no darle muchas vueltas a las cosas que hago, porque termino por estropearlo de verdad.

2 comentarios:

Costarossa dijo...

¿Para quien o qué organización es ésto de recitar poemas?

Arwen Anne dijo...

recito los poemas en la clase de teatro