martes, 11 de noviembre de 2008

La emoción del hacer

Ayer estuve en el teatro. Estoy en clases de teatro para aficionados. Y tengo que deciros que fue el día más feliz de muchos. Y que además, estoy orgullosa de mí misma.

Sí, lo estoy.

Ayer me lo pasé pipa, dejé a un lado la verguenza, el que dirán y los celos que me puedan tener. Me metí en mi propio papel y me dejé llevar por lo que me gusta y por lo que sé hacer.

Sin haber recibido clases de baile, fui capaz de bailar, dar un taconeo y de mover las manos al son de unas bulerías. Me sentía bien conmigo misma, e hize lo que se hacer en el baile. Dejé que mi cuerpo hiciera lo que sabía y que mi mente dejara los pensamientos amargos y tristes a un lado, para sentir la música, el ritmo en mis venas. Me sentí feliz y en mi salsa.

Y luego, a la hora de recitar, dejé de lado todo para sentir el poema en mis venas y en mi voz. Puse a la clase en pie. La puse, y me sentí feliz y contenta. Dos de mis compañeras tenían los ojos llenos de lágrimas, y mi profesora tenía una sonrisa de oreja a oreja y se le vía orgullosa. Mi profesor se puso en pie y aplaudió emocionado. También tenía los ojos llenos de lágrimas y no dejaba de felicitarme.

Se que hay una alumna en la clase que me tiene envidia. Pero la verdad es que no me importa. Yo soy así, y ayer hize lo que sabía y lo que podía hacer. Si me salió bien, fue porque me puse en el papel de mí misma, y dejé a un lado todo lo demás.

Yo os aconsejo, a quien lea estas líneas, que haga lo que sepa, y como pueda. Que no piense en el que dirán, ni se sienta inferior o mal, la verdad es que todos podemos hacer de todo a nuestra manera. Y si nos sentimos bien con nosotros mismos, podemos hacer cosas maravillosas.

La próxima semana me han pedido que cante. Lo voy a hacer. Mi voz me da para gorgojeo mas que para melodía, así que haré lo que mi voz quiere y cantaré una canción muy hermosa y triste a la vez. Otro día os pondré la letra.

En el teatro yo ya he cantado y también los puso en pie porque hize lo que sabía y lo que podía. Olvidé a la chica que todos quieren ver y fui yo misma. Mi alegría, mi hacer, mi estar. Y esa emoción de hacer lo que se sabe, lo que se puede, lo que se quiere... esa emoción hace que las cosas sean más sencillas y más fáciles.

Me gusta la fotografía, pues he hecho un libro de fotografía y ya está a la venta, y si no se vende, aunque me gustaría, pues al menos me hago un nombre y me doy a conocer, cuando William, mi novela, salga a la luz, pues ya tengo eso hecho, saben quien soy. Además, le tengo tanta seguridad, que ya hay quienes la están esperando para comprarla y aún no está a la venta. Si hacemos caso a nuestro corazón y a nuestra capacidad, cualquier cosa es posible.

8 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Anne, un@ tiene que hacer, sobretodo, lo que quiere,todo lo demás se aprende. No hay que ponerse limites.
Me alegro de que te sintieras tan bien.

Arwen Anne dijo...

gracias lola por tu comentario, y espero que tu también te sientas así de bien

Didac Valmón dijo...

Eso es la idea, hacer lo que se quiere y aprender de todo un poco...sin fronteras

Arwen Anne dijo...

desde luego que si didac, desde luego que sí

Thiago dijo...

Chica, pues claro que si, da gusto verte tan positiva. Primero que el libro se va a vender, tu novela a triunfar y tu serás un artistaza, pq me gusta la manera de asumirlo y de creer en ti,... ¡genial!

Bezos

Arwen Anne dijo...

gracias por tus ánimos thiago, muchas gracias, besos también para tí.

Costarossa dijo...

¿Cómo se llama tu libro?

En cuanto a tu experiencia de teatro tan maravillosa, te felicito. :) Solía actuar en un teatro juvenil cuando era joven, siempre hacía papeles de malas. Mi profesora me decía que era porque era todo lo contrario en la vida real. :) No sé, no sé. Luego me aconsejaba ir a una escuela de teatro en Sant Petersburgo pero no fui. Ser una actriz buena era un sueño que en realidad muy pocas chicas conseguían, y yo siempre tenía los pies firmamente en la tierra. Así que fui a estudiar lo que era una carrera asegurada. No siempre sigo mis sueños y no siempre me dejo ser llevada por emociones pero soy así y no creo que fuera mejor si hiciera diferente. Pero tú eres tú y sabes qué es lo mejor para ti.

Arwen Anne dijo...

Gracias por tu comentario y por contar tu experiencia, es verdad, no todos seguimos nuestros sueños y no todos los hacemos realidad. Pero somos como somos, y eso es lo importante.

El libro que esta a la venta es "Semana Santa en Osuna" que es de fotografías de Semana Santa, y el que quiero publicar, que es una novela, se llama "William, historia de un Rey"