martes, 18 de noviembre de 2008

Regreso al hogar 4


Los siguientes días pasaron en seguida, y antes de darse cuenta, Frank iba en una diligencia rumbo a Virginia City. Echaba de menos a su padre, y por extraño que pareciera, se sentía como un niño a punto de coger su regalo de Navidad. Estaba contento. Él, estaba contento. Se sintió por unos momentos mal, porque lo había perdido todo y estaba contento.

Hasta el vacío de las últimas semanas parecía disminuir. Solo quería llegar a casa, ver a su padre, abrazarle, oir su voz y acostarse en la cama que hacía ya doce años le esperaba. No sabía como reaccionaría su padre. El no respondió la carta, si no que se presentaba. Pero al menos, la soledad de su progenitor se esfumaría, aunque solo fuera por unos instantes...¿y si supadre le culpaba de la muerte de Aaron?

El paisaje había cambiado. La ciudad había crecido un montón, y pudo comprobar que todo se estaba remodelando. La consulta del médico, la oficina del sheriff, el banco, el almacén…todo. Casi no reconocía la ciudad en la que se había criado. Bueno, se crió en un rancho cercano, pero...la ciudad la visitaba casi a diario y no la reconocía. Se sintió perdido. Mirara a donde mirara...todo era tan distinto que se preguntó a dondo pertenecía él.

Cuando bajó de la diligencia, se sintió un poco mareado y febril. Suponía que era del largo viaje. Desde la ciudad hasta Virgina había mucho trayecto. Además, el médico antes de partir, le había dicho que se sentiría mal a su llegada y que sería normal. Ya era una suerte que le dejaran salir de la ciudad, al menos podía escapar por segunda vez, de las garras de la muerte.

Mas en aquel momento, cuando se recuperó de la impresión, solo quería ver a su padre. Verle, estar con él, y despertar de aquella pesadilla que se había convertido su vida.

-¿Qué tormenta te ha traído?.- El sheriff le había reconocido.-No tienes buen aspecto. ¿Te encuentras bien?

6 comentarios:

Didac Valmón dijo...

Bueno esto cada vez me gusta más y cada vez deseo más seguir leyendo...

Thiago dijo...

jaja es verdad, se va poniendo más y mas interesante, jjajaj

me hace gracia, por lo poco corriente, que hayas situado tu historia en el lejano oeste, jajaja

bezos, cair

Arwen Anne dijo...

me alegro de que te guste didac, y tranquilo, mañana pongo la otra parte, que creo que será la última, pero vaya, ya me inventaré yo mas relatos de estos, a mi tambien me esta gustando mucho escribirlo

Arwen Anne dijo...

Thiago, desde luego poco corriente soy, situarla en el lejano oeste ha sido algo que hasta a mi me resultó sorprendete, pero cmo me gustaba la idea la dejé plasmada, y mira, está dando resultados, gracias por leerlo

La Menda. dijo...

Va por entregas?
Oleeeeeeeee, así esperaré cada día más ansiosa.Escribes muy bien.

Arwen Anne dijo...

menda. Si, va por entregas, esta es la cuarta, ahora le toca a la quinta