martes, 28 de octubre de 2008

teatro y literatura


A mí desde siempre me ha gustado el teatro, y ayer comenzé las clases en un grupo de aficionados. Me lo pasé genial. Nos reimos, nos metimos en la piel de diversos personajes en improvisación y aprendimos a relajarnos. Eso si que me hacía a mí falta. Con todo el estrés que tengo se me cae hasta el pelo y no miento ni exagero.

Son muchas cosas las que tenengo en la cabeza, demasiadas cosas por hacer y demasiadas cosas que creo dejo a medias.

Pero bueno, el teatro me ayuda a liberar tensiones. No me ayuda a escribir, pero sí a relajarme, a centrarme en otras cosas y a despejarme. Aunque también a conocer gente, a hacer amistades y a estar en diferentes situaciones, que desde luego, me hacen aclarar un poco como se sienten mis personajes en las situaciones que viven en sus vidas.

El teatro es una parte de la literatura, como lo son por ejemplo: la prosa y la poesía. Pero es una parte que es para vivirla más que para escribirla. Yo no sería jamás, capaz de escribir una obra de teatro, pero me gusta ese mundo, me gusta vivirlo y sentirlo.

4 comentarios:

Halatriste dijo...

El teatro de la vida, o la vida es un teatro, en fin a dsifrutar, de esas nueva ocupación

Lola Mariné dijo...

Seguro que hacer teatro te ayuda mucho. Es una magnifica terapia.
Durante un tiempo di clases de teatro en colegios, y te puedo asegurar que todavía hoy algun@s de aquell@s niñ@s me lo recuerdan cuando me l@s encuentro.
A un@s les ayudó a superar su timidez, otr@s aprendieron a realcionarse y cooperar con l@s demás, y tod@s se lo pasaron genial.
Que lo disfrutes.

Didac Valmón dijo...

Estoy con lola, el teatro saca lo mejor de uno y es una excelente terapia, espero que lo disfrutes muchisimo

Arwen Anne dijo...

gracias por vuestros comentarios, os agradezco de veras que os paseis por aquí