sábado, 25 de octubre de 2008

los personajes de las historias


He pensado mucho en ello, sobre todo, porque desde el principio quise escribir una historia en concreeto, pero no se si a alguien le ha pasado lo que a mí. Comenzé la historia tal y como yo quería, pero los pasos que esta ha dado no son, ni por asomo, los que en mi mente estaban.

Los personajes han tomado vida propia, han elegido sus caminos, han encontrado a los seres que han querido, y han tomado las decisiones que han deseado, pero yo en ello no he tomado parte. Es como si esa historia ya existiera en el pasado y yo fuera el vínculo que las trae a este tiempo.

Supongo que a algunos escritores eso les pasa, pero a mí me gustaría algún día, tomar las riendas y crear un mundo en el que yo mande, y en el que los personajes hagan lo que yo quiero. Supongo, que mientras ellos tomen sus vidas, yo no podré hacerlo. Tal vez sea egoísta, no debería de quejarme, las historias, pese a escribirlas yo, son buenas, el tiempo está bien y los personajes, con sus virtudes y sus defectos, son muy reales, pero... supongo que no tengo que quejarme, supongo que debería de dejar que ellos tomaran sus decisiones al igual que yo tomo las mías.

Entre elegir escribir y buscarme otra cosa, elijo escribir, y si para ello, pese a mis deseos, yo tengo que ser el instrumento entre ese mundo y este, lo soy.

Se que la novela está escrita, pero debo cambiar algunos puntos que no están claros y ordenar un poco los capítulos, excesivamente largos, sin resaltar lo que hizo que este personaje fuese como terminó por ser. Así que desde este blog, le digo a William; bienvenido a este mundo Alteza, bienvenido.

Se que le voy a dar las riendas nuevamente al personaje, pero confío en que me lleve por el camino correcto. Le deseo lo mejor, y una vida larga y próspera llena de éxitos, de amor y de confianza, pues su mundo está lleno de peligros y de traiciones. Espero que no le sea impedimento para poder llegar a ser feliz.

9 comentarios:

Didac Valmón dijo...

Eso mismo le pasaba a Unamuno que se le volvían los personajes en contra.
Yo creo que es normal hasta cierto punto lo que te pasa es decir tienes la sensación de que se te va de las manos...a mí me ha pasado al escribir cosas largas

Arwen Anne dijo...

Gracias por tu comentario didac, me alegro de verte por aquí. No sabía que a Unamuno le pasara eso también con sus personajes, supongo que es normal cuando escribes cosas largas.

En ocasiones, es mejor dejar que suceda, pues el texto sale mejor y la historia es más bonita.

kOkOaVaN dijo...

Ves?...Ya me gustaría a mí....crear un personaje...y tener el poder de dotarle de esa propia vida, con la cual va creando su propia historia, plasmada con tus palabras!...Besos ...gracias por entrar en mi blog!!!

Halatriste dijo...

No se mucho de Literatua, pero, creo que eso es su grandeza, cuando los personajes son creados, tienen su propia ideosincrasia, y reivindica su derecho a la vida o algo así, yo en lo poco que he escrito, es cuando los personajes de mis historias, han nacido dentro de la mism historia, han vivido. amado y sentido, como prsonas reales.

Besos
Gracias por vistarme

Arwen Anne dijo...

gracias Kokoavan por pasarte por mi blog también, me gusta mucho el tuyo por eso me paso.

Sobre tu comentario, decirte que bueno, no se, pero para mí es fácil que tomen vida propia, además, los dejó que lo hagan porque van creando una historia que escapa a mi capacidad de crear, y, en verdad te digo, que me siento luego tan bién, que no tengo palabras para explicarme

Arwen Anne dijo...

A tí, Halatriste, decirte que gracias por pasarte por mi blog, y que bueno, esa creo yo que es la grandeza sí, la grandeza de que ellos tomen sus vidas, de que decidan y de que actuen, ojalá la vida fuera tan fácil como eso, porque hay que ver lo dificil que es tomar una decisión sin arrepentirse luego, y ellos, toman sus decisiones con una fluidez, que es asombrosa y única.

Ojalá yo fuera un personaje porque ahora no tendría dudas, pero me siento orgullosa de ser que escriba la historia, porque la sensación de paz que deja, vale la pena, y en sí, es la mejor recompensa. Cuando terminas y lees esa historia. Vale la pena.

Lola Mariné dijo...

Creo que eso mismo nos pasa un poco a tod@s l@s que escribimos.
Cuando empiezo una novela tengo la idea general en la cabeza, se como empieza, mas o menos lo que pasa a lo largo de la historia, y quizás como termina; pero en el camino los personajes van decubriendo su personalidad, la van desarrollando y actuando en consecuencia, por eso muchas veces la historia cambia de sentido y nos sorprende a nosotr@s mism@s, y creo que eso es lo más fascinante de escribir.

Arwen Anne dijo...

estoy contigo, una de las cosas más maravillosas de escribir, es la sorpresa que nos damos nosotr@s mism@s cuando escribimos.

kOkOaVaN dijo...

Preciosa!!!Todo lo que escribo va dirigido a quien lo lee, a´si que, por supuesto!!! Yo estoy encantadísima de que lleguen al corazón de cuánta gente pueda leerlo. ¡gracias!...para mí es todo un placer regalar sentimientos con ésta nuestra herramienta que es la escritura.