domingo, 1 de febrero de 2009

el sótano de la muerte

Erase una vez una joven que se llamaba Stella. Era tan fea, que su madre la metió en el sótano para que nadie la viese. A toda persona que por ella preguntaba, la madre le decía que la había enviado a un colegio interna, pero Stella no sabía ni leer ni escribir y vía los días pasar desde su pequeño y oscuro habitáculo. Eso sí, tengo que decir que no mucha gente preguntaba por Stella, casi nadie se dio cuenta de que ella no estaba.

Allí en el sótano, y con el paso de los años, Stella se volvió una joven tan hermosa como una rosa que se abre a la vida. Su largo cabello caía sobre sus hombros con la suavidad de la brisa del mar y sus ojos eran tan azules como el cielo. Pero no salía.

Su madre le cogió envidia a su belleza y la joven continuó recluida. De día, vía a la gente pasar y vía el sol alejarse. De noche, su ventana se abría. Pero ella, amordazada, no podía acercarse ni articular palabra alguna. Pese a ello, no se quejaba. Cada noche, cuando vía la luna, le pedía al astro nocturno la misma cosa:

-Cuando yo no esté, haz que sepan que existí.

Un día, para fortuna de unos y desgracias de otros, cuando su madre fue a dejarle el desayuno, la vio sobre el suelo. Su cabello brillaba más que nunca y sus labios, rojos como la sangre, estaban sellados. La madre, al levantarle la cabeza vio que sus ojos aún estaban abiertos, más azules que nunca... y muertos.

Entonces, tomó la colcha que sobre la cama había, y la puso en el suelo. Soltó las manos de Stella, frías igual que su cuerpo y la puso encima. La cubrió. Quitó sin premura unos tablones del suelo e hizo una tumba para ella. Tras enterrarla allí mismo, volvió a colocar las tablas en su sitio y echándole el desayuno al perro, siguió en sus quehaceres diarios como si nada hubiera sucedido.

Hay quien dice que desde entonces, cada día, a la misma hora, se oyen en todos los sótanos el crujir de la madera. Unos dicen que son duendes, otros que la humedad y los más ancianos, aseguran que es Stella queriendo salir de su tumba. ¿Queréis saber qué hace cuando logra escapar?

28 comentarios:

Didac Valmon dijo...

Me ha encantado el cuento, qué chungo, una historia cruel, pero bien contada, genial!!

Martikka dijo...

Me ha gustado que en vez de marchitarse, la belleza de Stella era cada día mayor. Es una propuesta original. La historia es inquietante y deseo saber qué
hace Stella cuando logra escapar!

Unas pequeñas cositas, si me permites:
Veo que repites mucho "vía", en vez del correcto "veía" (vía el sol, vía la luna, etc). Al principio creí que no te funcionaba bien la tecla e, pero he visto que no. Entonces puede ser debido a tu pronunciación que creo es andaluza y soléis decir vía.

Y veo una construcción mejorable:"tomó la colcha que sobre la cama había", por la más correcta: "tomó la colcha que había sobre la cama".
Supongo que no te importarán mis pequeñas correcciones.

¡Un saludo y felicidades por el relato1

lys dijo...

Es escalofriante el pensar que una madre pudiera hacer eso, pero es un cuento y muy bello cuento. ¿Dime, que hace cuando sale?

Thiago dijo...

Bueno, has vuelto a toda tu capacidad creadora, jaja Y el caso es que si, que ya me has intrigado, jajaja

Bezos.

TitoCarlos dijo...

La luna debe hacer que los demás sepan de su existencia, tal y como se lo solicita.
Iluminará su espíritu para que puedan verla.

Maribel dijo...

La madre era una buena prenda. Arwen, me llamó la atención el título de esta entrada y me he encontrado con un cuento al más puro estilo de los clásicos. Te felicito. Por cierto, yo también estoy intrigada ¿nos pondrás una segunda parte?

Un abrazo.

anapedraza dijo...

¡Me he entristecido leyéndolo! Esa persona no era su madre, pobre Stella.

Un abrazote.

MIGUEL.

P.D. El cuento es excelente y está muy bien contado!

LETRAWEB dijo...

Realmente, el cuento te mantiene a la expectativa de principio a fin.
Y me ha dejado muy intrigada el escape de Stella.
Escapa en verdad? O es que trasciende de alguna otra forma a la vida?
Bueno, ya nos contarás.
Es bueno verte, como diría mi amiga Annita, con la "Creatividad a flor de piel".

Pues a seguir...

Feliz inicio de semana.
Bye bye

Arwen Anne dijo...

me alegro de que te guste Didac, gracias por tu comentario

besos

Arwen Anne dijo...

por supuesto que te las permito Martikka, y sí, como tú bien dices, por aquí solemos decir vía en vez de veía, por eso ese "error" y agradezco lo de la colcha, lo cambiaré cuando lo corrija.

mañana continuaré con la historia

Arwen Anne dijo...

para eso tendras que esperar Lys, pero habrá sorpresas, siempre las hay

besos

Arwen Anne dijo...

hola thiago, gracias por tu comentario, y me alegro haberte intrigado

besos

Arwen Anne dijo...

hola titocarlos, gracias por el comentario, la luna hace eso y mucho mas, ya leeras

besos

Arwen Anne dijo...

hola maribel, gracias por tu comentario, y me alegra que te guste, por supuesto que hay segunda parte, espero que esa también os guste

besos

Arwen Anne dijo...

hola miguel, me alegro de que te guste y la verdad es que sí, pobre stella

besos

Arwen Anne dijo...

hola letraweb, me alegro de que te guste el cuento, ya leeras la segunda parte, ya

besos

Lola Mariné dijo...

¡Vaya madre le ha tocado a la pobre!
Primero me ha hecho pensar en la chica aquella de alemania, despues en Blancanieves, jajaja...a ver en qué para la cosa.

Mannelig dijo...

Muy buenas. Me recuerda al romance de Delgadina, cuando el rey encierra a su hija, "tan linda como la plata", en una torre. Después de hacer desaparecer al personaje, ¿hay todavía final sorpresa?

MiCh3Ll3 dijo...

Hola, linda historia, es excelente de verdad, aunque un poquitito triste, jeje, de verdad que estoy intrigada y me encantaria poder leeer la segunda parte de este genial cuento, bueno pues siempre es un gusto leerte, espero te encuentres muy bien..¡un abrazo!...besitos...

Oz Vega dijo...

Hmmmmmmm
he leido ultimamente mucho de malas madres... pero dime... ¿Qué hace cuando sale?
Pd. hay un escritor, de los mejores de la literatura colombiana, que escribía de la manera campesina como hablaban sus padres. Eso lo hacía unico e interesante. Con relacion a un comment anterior.
Besitos y saludos de Dark

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Hola! Me encantò! Y quiero seguir con la segunda parte obviamente!
Gracias por pasar por paraayudar...

Laura
www.paraayudaralquelonecesita.blogspot.com

Arwen Anne dijo...

Hola Lola, si lo digo ahora no tiene chiste, mejor, leelo tú misma, pero espero que te siga gustando

besos

Arwen Anne dijo...

manneling, por supuesto que hay final sorpresa, como no

besos

Arwen Anne dijo...

hola mich3li3, me alegro de que te guste, para mi tambien es un placer leerte

besos

Arwen Anne dijo...

hola oz, me alegro de que te haya intrigado el cuento, espero que la segunda parte tambien te guste

besos y dale recuerdos a dark

Arwen Anne dijo...

hola laura, espero que la segunda parte tambien te guste

un beso

Juan dijo...

Hola

Este comentario va en tres partes. La primera va sobre lo que me ha parecido... Lo resumo en que sí, quiero saber qué hace Stella cuando logra escapar :-D. Este cuento está escrito en el mismo estilo que los relatos clásicos de leyendas y de terror de, aproximadamente, el siglo XIX o principios del XX. Supongo que también es interpretación personal, pero por las imágenes que pintas, se me antoja que este sótano estaba en una localidad costera... En todo caso, me gusta la metáfora sobre su cabello.

La segunda va sobre comentar el comentario de Martikka (retorcido, ¿eh?). De acuerdo con todo salvo con una cosa... De acuerdo en lo de vía, y cierto que es muy interesante eso de que Stella naciera fea y muriera hermosa, y que primero la tuvieran encerrada por fea y luego por guapa. Pero no me parece inadecuada la construcción "tomó la colcha que sobre la cama había". Yo veo esa alteración del orden habitual como un recurso estilístico, una forma de resaltar la frase y la escena. Si se usa conscientemente y sin abusar, el resultado puede ser bueno. Esto se llama relatividad de los comentarios (cada uno dice una cosa distinta :-D ).

La tercera es un gazapo. En la frase "se oyen en todos los sótanos el crujir de la madera", tendría que ser "oye", ya que el verbo debe concordar con "el crujir de la madera". Por cierto, esta frase es otra de las que me lleva a una ambientación de hace un siglo y de un pueblo de la costa noreste de los EEUU.

Un saludo.

Juan.

Arwen Anne dijo...

hola juan, me ha gustado tu comentario y mira, la verdad es que no he pensado en que epoca, decidi dejar eso para el lector, que lo pensara el lector, que imagine algo, y la verdad, la tuya me gusta, gracias

besos

pd: sobre lo de oye y oyen ha sido un error mio, gracias por tenerlo en cuenta