miércoles, 22 de julio de 2009

Carta de Frank

Buenas tardes.

Me llamo Frank. Muchos ya me conocéis, otros aún no. Soy el personaje principal de la segunda novela de Arwen. Ella últimamente lo está pasando un poco mal a causa de Copito. Yo nunca he tenido un conejo por mascota, ella lo sabe, es conciente de ello, yo los conejos los mato, los cocino y me los como, pero es que este mundo, mí mundo, es diferente al suyo y al vuestro también.

El motivo de esta carta, es explicaros un poco los cambios que ella van a existir. Arwen me ha dado el mando, me ha permitido, mejor dicho, me está permitiendo que sea yo quien cuenta la historia, a mí manera, desde mi punto de vista y desde mis sentimientos. Es algo que le agradezco, pues me permite ser yo mismo, no tengo que fingir ni ocultar nada.

A muchos de vosotros las historias del western, como las llamáis, no os gustan. Lo acepto, lo entiendo. A mí, mi mundo, tampoco. Odio las armas, temo a la muerte y reniego de la violencia. Pero he nacido aquí, tengo que admitirlo, sobrevivir...y os puedo decir que estoy orgulloso de mi familia, de mi autora, y de la vida que he llevado. De pocas cosas me he de arrepentir, de muy pocas, pero este no es el motivo de esta carta.

Esta carta es para que sepáis dos cosas: que Arwen cambia el título de su novela y que, las tres partes, serán muy distintas una de la otra. Me explicaré.

La novela llevará el título de El Valle de los Recuerdos. No me preguntéis a mí, por favor, el motivo de ese cambio, preguntárselo a ella, espero que os de la respuesta, porque lo que es a mí, no me ha dicho nada.

Lo de las tres partes, es porque al principio, y por voluntad mía, quiero que conozcáis a mi familia, que la entendáis y a mí también. Quiero con conozcáis el mundo real en el que vivo, que me comprendáis y me entandáis. Que viváis conmigo las situaciones que me forjaron como hombre y que forjaron a mi familia.

Más adelante, quiero y deseo que viváis situaciones con mi familia, que viajéis conmigo por el rancho, que podáis oler y presentir mi mundo, que sintáis cómo es el western, su lado duro, su injusticia, también su lado bueno, su unión, su familiaridad... quiero que viváis mis amores, los de mi hermano, quiero que sintáis el cariño y comprensión de mi padre...

Y por último... bueno, todos conocéis regreso al hogar verdad? pues lo contaré más detenidamente, quiero que conozcáis a mi niño, a mi mujer, a mi abuelo... quiero que conozcáis la ciudad, que viváis en ella, quiero que me acompañéis, porque, lamentablemente, este camino no puedo hacerlo sólo.

Soy un hombre, lo se, y tengo a Arwen a mi lado, pero ella es un guía. Necesito que me ayudéis, que no me dejéis sólo. Este camino es complicado, lento, duro y penoso, pero si tengo personas esperando mi llegada, se hace menos duro. No le puedo pedir ayuda a Arwen, ya está haciendo bastante.

Un saludo de un hombre que rinde sus armas para ofrecer sus recuerdos y su vida.

FRANK

18 comentarios:

Menda dijo...

Oleeeeeeee, ha vuelto Frank!!!

anapedraza dijo...

¡¡Bienvenido!! me voy contigo al Westerm...

Dile a Arwen que, aunque Copito ya no está con ella, tiene muchos amigos blogueros que sí la acompañan.

MIGUEL

(http://blog.iespana.es/anapedraza)

Marta Abelló (martikka) dijo...

Mucho gusto Frank!

Proyecto de Escritora dijo...

Siento lo de tu mascota, pero un buen método para no estar triste es escribir, y mira, Frank también dice lo mismo.
Un beso!

Maribel dijo...

Me encanta este juego de que sea el personaje el que lleve la voz cantante. Me parece un ejercicio literario excepcional. Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Veo que has regresado con todos los hierros! me encanta!

Blanca

Arwen Anne dijo...

He vuelto sí, y si deseáis algo de mí, no tenéis nada más que pedirlo, encantado de ser de utilidad.

Saludos

Arwen Anne dijo...

Se lo diré Miguel, no se preocupe, informaré a mi autora de ese hecho, y cuando quiera, será para mí un placer recibirle en mi hogar, por favor, no se olvide de traer a su esposa ni a su hija

Saludos

Arwen Anne dijo...

El gusto es mío señorita, el gusto es mío. Si necesita algo, no dude en pedírmelo, será para un placer serle de utilidad. Arwen me ha hablado de usted, sería un placer poder leer un libro suyo.

Saludos.

Arwen Anne dijo...

Esta vez no es Arwen quien está respondiendo, como ya se habrá dado cuenta, pero le haré llegar con mucho gusto su mensaje

Saludos.

Arwen Anne dijo...

Para mí es también un buen ejercicio señora, pues me ayuda a ver las cosas de otra manera, he de contar mi vida, mis emociones y mi alrededor a todos ustedes, y como comprenderá, no es fácil, pero si me da mucho alivio.

Saludos.

Arwen Anne dijo...

A mí también, he de confesar que me tenía en un cajón un poco olvidado y durantes unos días me he sentido bastante solo, la verdad, yo también he echado menos estar por aquí

Saludos.

Lola Mariné dijo...

Frank, dile a Arwen que se pase por mi blog que hay algo para ella.
Saludos.

Arwen Anne dijo...

Se lo haré saber en cuanto me ponga en contacto con ella, gracias

Saludos

Durazno chapeado dijo...

Sólo si todos podrían escribir cartas así :)
Un abrazo muy muy fuerte para tí Anne!
Y cuál fue la razón para el cámbio del nombre del libro??

Arwen Anne dijo...

Encantado de conocerla Durazno, el motivo del cambio yo no lo se, pero supongo que yo, sin querer, la llevé a eso, debido a mi historia.

Le haré llegar su abrazo a Anne, y me consta que ella le envia un beso muy fuerte

Saludos

Juan dijo...

Estimado Frank

Supongo que es un personaje con bastante fuerza y dotado de mucha vida, ya que se permite decirle a su autora que añada capítulos porque así lo desea.

En todo caso, yo ya conocía de su existencia, porque Arwen ya me había hablado de sus narraciones acerca de sus viajes, su rancho y su familia del Lejano Oeste. Reconozco que me gustaría acompañarle por esas extensiones inmensas de tierra que hay en su país. Sea duro o no ese lugar, lo que es indudable es que debe sentirse muy libre, aunque también algo solo.

Un saludo cordial.

Juan.

Arwen Anne dijo...

Juan, no se lo niego, me siento muy sólo, hecho de menos a mi hermano, a mi mujer... si la hubiera conocido... era tan hermosa... y mi niño... ya comenzaba a hablar, a andar cuando le pasó aquello, me siento sólo sí, mucho, pero ahora que estoy con Arwen, la verdad es que me siento mejor, tengo fuerza, sí, lo se, aunque Arwen es fácil de convencer, y me da rienda suelta con mucha facilidad, supongo que su intención es que yo deje de sentirme así.

Estaré encantado de recibirle.

Saludos.